Limpieza del baño

Trucos para la limpieza del baño

Mantener la casa limpia es una necesidad. La limpieza es indispensable ya que nos garantiza un ambiente higiénico y agradable.

Seguramente estamos de acuerdo con que la habitación que debes limpiar con el mayor esmero posible, es el baño. Porque ahí conviven millones de gérmenes que pueden ser dañinos para la salud de la familia, en especial de los niños.

Post en tendencia: Piso Cerámico: Ventajas y Desventajas

Si a esto le sumamos la humedad ambiental y la falta de ventilación que sufren muchos baños, la combinación dará resultados muy desagradables.

De ahí la importancia de limpiar ese espacio con frecuencia y dedicación. El problema está en que se carece de tiempo suficiente para esto.

Para conservar este espacio del hogar limpio significa un mantenimiento diario, además de una limpieza profunda semanal. Una posible solución es aprovechar los pequeños periodos de tiempo para cuidar la higiene del baño.

Hoy en Kassista te daremos una serie de consejos, es importante seguirlos para lograr que esta estancia sea siempre confortable, higiénica y luzca impecable. Para reducir el riesgo de acumulación de virus, bacterias y otros agentes patógenos.

Prepara los productos de limpieza

Tener los productos preparados y todos en el mismo sitio es de mucha ayuda y más cuando se dispone de poco tiempo para la limpieza.

Los productos de limpieza esenciales son el desinfectante, limpiador y paños. También los guantes de látex, aspiradora, una cubeta de agua son útiles. No perder el tiempo en estas cosas es un buen comienzo.

Barre y quita el polvo

Una vez se tenga despejado el suelo, es el momento de barrer y quitar el polvo de las superficies. En el baño suele haber muchas cosas: Papeleras, cestos de ropa sucia, muebles, etc.

Lo aconsejable es sacarlos al exterior para poder limpiar el suelo con comodidad. También existen muchos otros elementos sobre el sanitario como es el caso de jaboneras, vasos, cepillo de dientes, cremas, etc.

Si se pretende realizar una limpieza rápida lo conveniente sería dejar todos esos elementos en su lugar. Habrá que retirarlos cuando se vaya a limpiar en profundidad.

Aplica los productos de limpieza

Ya retirado el polvo de la superficie del baño, que a menudo constituye en una suciedad más visible. Es momento de aplicar y dejar actuar los productos de limpieza.

Nuestra recomendación es comenzar aplicando el desinfectante sobre el inodoro, para que tenga más tiempo en ejercer su efecto ya que se trata del lugar más contaminado de la casa.

Luego se aplica sobre los azulejos, la mampara, la bañera y el lavabo. La forma más recomendable de aplicar estos productos es no echarlos de manera directa sobre las áreas a limpiar, sino con un paño de manera abundante y luego pasar dicho paño por las superficies.

También se puede usar una mezcla de vinagre con agua a partes iguales en sustitución a los productos de limpieza, resulta más económico, menos toxico y más amable con el medio ambiente.

Limpia los azulejos y mamparas

Una vez actuado los productos a las diferentes superficies, ya se empieza por limpiar. Lo primero será los azulejos y las mamparas de la ducha.

Para esto solo necesitarás una toalla vieja y grande. Así abarcarás mayor superficie y podrás retirar el limpiador que habías dejado actuando.

De igual forma, para la limpieza de las mamparas nuestra recomendación es hacer uso de papel de periódico para retirar el limpiador. Disfrutarás de los resultados.

Limpia la bañera

Aprovecha el rociador de la ducha para aclarar el producto de limpieza con el que habías mojado la superficie.

Para secarla rápidamente, puedes utilizar la misma toalla vieja y grande que usaste para limpiar los azulejos. No olvides pasarla por los grifos para sacarles brillo.

Limpia el lavamanos

Para el lavamanos, con un paño seco y limpio retiras el producto que dejaste actuando en el lavamanos y la grifería. Luego pásalo por el resto de la pieza para que finalmente limpies todo con papel periódico y de esta forma, evitar rayar la superficie del lavamanos.

Lo ideal es tener al máximo despejado el lavamanos para que la limpieza sea mucho más rápida y para evitar infecciones.

Limpia el inodoro

El inodoro es el primer lugar donde se aplicó los productos de limpieza pero es el último lugar del baño que limpias. Así consigues que el desinfectante actué el mayor tiempo posible.

Dado que el inodoro es uno de los principales focos donde se acumulan los gérmenes, para que no se corra el riesgo de infectar otras superficies utilizando el mismo trapo usado para limpiar el lavamanos y la bañera.

Lo recomendable es utilizar trapos, bayetas y gamuzas específicas para cada superficie pero si no tienes más deja siempre el inodoro para el final.

Friega el suelo y coloca todo en su sitio

Una vez hayas limpiado todas las piezas y superficies del baño, es momento de fregar el suelo. Sécalo con una mopa, a este punto ya no te falta casi nada para terminar.

Con el suelo seco, procede entonces a colocar todos los elementos que fueron retirados al comienzo de la limpieza. Y guarda también los productos de limpieza para que queden ordenados para la próxima vez.

Es importante que los cepillos, esponjas, trapos y guantes queden lavados y desinfectados con frecuencia.

Esperamos que estos consejos sobre la limpieza del baño te sean de gran utilidad

Kassista: Limpieza de domicilios

En kassista contamos con un equipo bien calificado para la limpieza de cualquier área, los resultados son de larga duración y las tarifas se adaptan a tus necesidades. Te invitamos a explorar sobre los beneficios que tienen nuestros clientes en el siguiente link.

Share on facebook
Share on twitter
Share on google
Share on linkedin

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contrata limpieza De oficinas con Kassista Pro

Empleado-Kassita